What Metals Cannot Be Detected By A Metal Detector?

¿Qué metales no pueden detectarse con un detector de metales?

Los detectores de metales han sido durante mucho tiempo un elemento básico en la búsqueda de tesoros, los controles de seguridad y las actividades arqueológicas. Su capacidad para localizar metales bajo la superficie, ocultos a simple vista, parece casi mágica para los no iniciados. Los hay de muchos tipos, desde detectores de aeropuerto hasta detectores de metales comerciales. Sin embargo, como ocurre con toda la tecnología, existen limitaciones.

Si bien estos prácticos dispositivos pueden recoger una amplia gama de metales valiosos, desde el oro precioso de un cofre del tesoro enterrado hasta el aluminio de una lata de refresco desechada, metales específicos siguen siendo difíciles de alcanzar. Este blog explora las sorprendentes excepciones y desvela el misterio de qué metales no pueden detectarse con un detector de metales. Únase a nosotros mientras descubrimos la ciencia de las señales y determinamos si debe comprar detectores de metales.

¿Qué es un detector de metales?

Un detector de metales es una herramienta especializada que identifica la presencia de chatarra de metales preciosos, ya sea enterrada bajo tierra, dentro de objetos u oculta sobre una persona. Este dispositivo se ha convertido en sinónimo de vagabundos y buscadores de tesoros, pero sus usos se extienden a diversas aplicaciones. Desde la arqueología hasta la seguridad de los aeropuertos, pasando por la construcción y las investigaciones de la escena del crimen, los detectores de metales modernos desempeñan un papel crucial a la hora de descubrir elementos que no son visibles de inmediato.

¿Cómo funciona un detector de metales?

El principio del electromagnetismo es la base de los detectores de metales. El dispositivo normalmente consta de una bobina transmisora ​​y una bobina receptora. Cuando se enciende, la bobina del transmisor genera un campo electromagnético en el suelo. Si un objeto metálico está presente en este campo, inducirá corrientes parásitas, creando esencialmente un campo magnético propio. Este nuevo campo interfiere con el original y la bobina de búsqueda del receptor capta este cambio. Luego, el detector de metales Garrett alerta al usuario mediante señales sonoras o visuales. La intensidad y el patrón de la señal pueden proporcionar información sobre el tamaño, la profundidad y, a veces, el tipo de metal detectado.

¿Qué metales no pueden ser detectados por los detectores de metales?

Si bien los detectores de metales son increíblemente versátiles, sólo algunos de ellos son potentes. Algunos metales, particularmente aquellos con baja conductividad eléctrica o propiedades no magnéticas, pueden ser más difíciles de detectar. Da como resultado una frecuencia muy baja. Entonces, ¿qué metales son menos magnéticos? El acero inoxidable, por ejemplo, a menudo plantea un problema debido a su mala conductividad y capacidad para resistir la corrosión, lo que no permite la oxidación que puede mejorar la detectabilidad y la capacidad de detección.

De manera similar, los metales como el titanio y algunas aleaciones de aluminio tienen propiedades que los hacen menos sensibles a los campos electromagnéticos creados por los detectores de metales típicos. También vale la pena señalar que la profundidad, el tamaño y la orientación de un objeto metálico pueden afectar su detectabilidad. El tipo de suelo o medio también influye; Los suelos mineralizados pueden interferir con la detección. Sin embargo, mitigue estos desafíos con el equipo, la calibración y las condiciones adecuadas.

¿Qué metales son fáciles de detectar?

Un detector de metales detecta objetos metálicos que son especialmente fáciles de identificar para los sensores debido a su conductividad eléctrica y propiedades magnéticas. Entonces, ¿qué detectan los detectores de metales? El hierro, por ejemplo, es altamente ferromagnético, lo que significa que se siente atraído naturalmente por los imanes y emite una señal fuerte. De manera similar, el cobre, la plata y el aluminio son excelentes conductores de electricidad y, como tales, producen fuertes reacciones a los campos electromagnéticos generados por un detector. Además, ¿puede un detector de metales detectar plomo? ¡La respuesta es sí!

Metales que un detector de metales no puede detectar:

La magia de los detectores de metales reside en su capacidad para descubrir tesoros escondidos que permanecen invisibles al ojo humano. Si bien la tecnología detrás de estos dispositivos es impresionante, ciertos materiales plantean desafíos o eluden por completo la detección. Estos desafíos a menudo surgen de las propiedades conductoras del metal, su naturaleza magnética o, a veces, del entorno que lo rodea. A continuación, profundizaremos en algunos materiales que pueden resultar particularmente difíciles de identificar para un detector de metales industrial.

Acero inoxidable

El acero inoxidable es un material reconocido por su resistencia a la corrosión y durabilidad. Compuesto por una mezcla de hierro, carbono y al menos un 10,5% de cromo, sus propiedades lo convierten en un metal muy difícil de detectar para los detectores. El desafío surge debido a su conductividad eléctrica inferior, especialmente en comparación con metales como el oro o el cobre. Además, la falta de corrosión u oxidación, que suele ser un factor que ayuda en la detección, significa que hay menos posibilidades de que el metal detecte objetos de acero inoxidable enterrados más antiguos.

Sin embargo, el acero inoxidable ya no puede eludir un tipo específico de detectores de metales. Con los detectores de metales modernos disponibles en el mercado, detectar acero inoxidable es tan fácil como cualquier otro metal.

Titanio

El titanio es otro metal que presenta desafíos para la detección. El metal se utiliza con frecuencia en la industria aeroespacial, en implantes médicos e incluso en joyería debido a su relación resistencia-peso. La baja conductividad eléctrica del titanio en comparación con otros metales y su campo y naturaleza no magnéticos lo hacen menos sensible a los campos electromagnéticos emitidos por los detectores de metales estándar.

A pesar de la naturaleza inherente de este metal precioso, ciertos detectores de metales han sido diseñados y calibrados para detectar titanio con facilidad y precisión.

Imanes de ferrita de cerámica

Aunque no son un metal, vale la pena mencionar los imanes cerámicos de ferrita debido a su naturaleza desconcertante en la detección de metales, fabricados con una combinación de óxido de hierro y carbonato de estroncio. Estos imanes son más resistentes a la desmagnetización que muchos otros imanes. Su composición cerámica no tiene las propiedades conductoras o magnéticas típicas que buscan la mayoría de los detectores de metales. Como resultado, los objetos o dispositivos que utilizan imanes cerámicos de ferrita a menudo pueden pasar desapercibidos, añadiendo otra capa de complejidad al ámbito de la detección de metales.

¿Cuáles son las configuraciones de sensibilidad y discriminación de un detector de metales?

La sensibilidad y la discriminación son dos parámetros primordiales que ofrecen a los usuarios control y precisión al utilizar detectores de metales. El ajuste de sensibilidad determina qué tan reactivo es el sensor ante la presencia de objetos metálicos. Una mayor sensibilidad significa que el dispositivo puede encontrar metales ubicados a mayor profundidad bajo tierra u objetos más pequeños que se pasan por alto en configuraciones más bajas. Sin embargo, ajustar una sensibilidad demasiado alta en los detectores de metales provoca señales falsas, especialmente en zonas con suelos ricos en minerales o interferencias electromagnéticas externas.

Por otro lado, la configuración de discriminación permite a los usuarios filtrar ciertos tipos de piezas de metal. Es ventajoso cuando se busca un metal específico o se evita basura como lengüetas y papel de aluminio. El ajuste de la función de discriminación permite que el detector ignore los tipos de metales no deseados y se centre únicamente en los objetivos deseados. Esta característica es especialmente beneficiosa para los cazadores de tesoros que prefieren diferenciar entre posibles hallazgos valiosos, como monedas de diez centavos de plata, hierro, cobre, etc., y artículos no deseados o basura, como níquel, aluminio, dispositivos electrónicos y otros elementos.

Conclusión

Los detectores de metales son herramientas extraordinarias que aprovechan los principios del electromagnetismo para detectar metales y garantizar la seguridad, especialmente en la industria alimentaria y los procesos de fabricación. Sin embargo, como ocurre con cualquier tecnología, tienen limitaciones. Reconocer y comprender estos límites nos ayuda a apreciar los matices de la detección y los desafíos que enfrentan en diversos escenarios. Ya sea que sea un entusiasta que busca artefactos enterrados o simplemente sienta curiosidad por la ciencia detrás del pitido, es esencial recordar que la detección de metales comunes es una combinación de arte, ciencia y, a menudo, un toque de suerte.


1 comentario


  • Mike

    Nice and informative article. Thanks


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.